CONVIVENCIA  CON CABALLOS

con caballito.png
vikingos3_edited.jpg

Carácter del fiordo

Como en todo, cada individuo es un mundo.

En general son caballos apegados, juguetones y son muy curiosos. Son muy equilibrados que se adaptan muy bien a una vida doméstica pero, al mismo tiempo, son muy independientes, con esa impronta de caballo genuinamente feral de otros tiempos. Si no quieren interactuar contigo te lo van a hacer saber.

 

No son animales pasivos pero si son calmados.  Si hay un rasgo común a todos los fiordos es que con ellos nunca te aburres. Son divertidos, traviesos, cariñosos.

 

Son equinos muy dispuestos para el trabajo, aunque sean caballos "rewidables", lo cierto es que se adaptaron muy bien a la vida vikinga, a transportar, a arar... 

Actualmente hay fiordos noruegos que son grandes deportistas y en su país de origen y aledaños siguen echando una mano a las personas como caballos de tiro, daba su robustez morfológica, y para arar tierras. Pero ojo, al mismo tiempo que dispuestos, son lo suficientemente astutos como para no desperdiciar su energía en asuntos triviales. Ellos marcan perfectamente el hasta dónde y cuánto. Tienes que "escucharles".

 

De ahí que se diga de ellos que son “compañeros”.  Que construyen contigo una afinidad y a los compañeros, se les cuida, se les quiere y se les trata bien. Si logras ese equilibrio, tienes un amigo  para 30 años. Tanto si trabaja puntualmente como si sólo lo vive en la pradera de tu casa y nada más. 

 

Precisamente el Fjordhorse ha sido descrito en cuanto a carácter "más como un perro que como un caballo" y eso se refiere a que es un caballo con el que puedes construir una relación muy profunda y cuanto más tiempo convives con un fiordo, más sensación tienes de sentirte afortunada/o.

 

Son un regalo impresionante de la Naturaleza.

Son un regalo impresionantemente amoroso.

 

Si tenemos que describir a este pequeño caballo con cualidades humanas, diríamos que están llenos de inteligencia, curiosidad, bondad, no hay caballo más noble y bueno y con tan buena voluntad para todo. Unido a su cautivadora belleza todo eso los hace, sencillamente, especiales.

nuestro proyecto: una Convivencia a pequeña escala 

con caballos fiordos noruegos

Nuestro proyecto de vida rural es a pequeña escala. No necesitamos mucho para ser felices. Suena a tópico, pero es así.

Nuestras experiencias personales serían otras y nuestra capacidad para superar adversidades diferente si no conviviéramos con animales. Los animales son  claros en sus relaciones, no se hacen líos, como los seres humanos, lo cual, te resitúa siempre.

 

CONVIVIR CON CABALLOS: Es bonito, es graficante y es trabajoso. Que nadie piense que tener caballos es dejarlos en un prado y ya está. Bueno, hay quien sí lo hace así, no es nuestro caso. Entendemos que es mucho más que dejarlos vivir en semilibertad, es proporcionarles todos los cuidados que cada caballo necesita y todos los días.  El 75% de nuestros fiordos superan los 17 años. Viven en semilibertad en "minimanada", en una amplia pradera vallada. No son tratados como grupo homogéneo, sino como individuos con sus singularidades particulares, por eso, cada caballo necesita su propia atención veterinaria, cuidados y tiempo. Contamos con el mejor equipo veterinario posible, que los monitoriza, equipo exclusivamente especializado en equinos y contamos también con uno de los mejores herradores barefoot del momento. Cada uno tiene su carácter, eso los hace únicos, y por ello también no todos necesitan las mismas cosas, saber detectarlo requiere tiempo, tiempo compartido con los caballos, de observación.  

Los caballos fiordos noruegos tienen una especie de PODER EMPÁTICO que te conecta mucho con la VIDA.

Nuestros caballos son COMPAÑEROS de vida.

Y la hacen más bonita, más dedicada, pero más bonita.

YO SAMI GAIA SIMONE.jpg